LA CLAVE ES EL TRABAJO

En Leones Negros saben que la fórmula para llegar a la salvación está en los entrenamientos

Arturo Benavidez
Michel Reyes

Redoblar el trabajo diario y esforzarse al máximo en la preparación podrían ser las llaves que abran el candado de la permanencia en Primera División para el equipo de la Universidad de Guadalajara, que tras 30 partidos jugados, mantienen en una cerrada lucha para defender su lugar en el Máximo Circuito.

A Leones Negros le restan 4 juegos por delante con la ventaja de que es dueño de su propio destino pues sumando 7 puntos, los de la UdeG estarías asegurando matemáticamente la salvación que les asegure un año más en la Liga MX.

 “Estamos conscientes de lo que nos estamos jugando, conscientes para el desenlace, que con el trabajo en equipo no dudamos que consigamos lo que queremos.
“En cada partido llegamos con ese concepto, de que ganando, nosotros con tres puntos nos cambia mucho el panorama y perdiendo también, así que no decepciones, lo único hay que hacer es prepararnos y buscar el triunfo”, comentó Héctor Reynoso.

Leones Negros repetirá en casa el domingo cuando reciba a Pachuca, y a pesar de que no se han obtenido los mejores resultados jugando en el Estadio Jalisco, el tiempo se agota y ante los Tuzos deberán defender con garra su lugar en la Primera División.

“Es un estrés diferente en cada partido, no es nada fácil; en el papel muchos opinamos y ponemos números, pero la realidad es que hemos llegado hasta esta situación y que aún no está nada escrito, así que depende de nosotros y ahora tenemos a Pachuca enfrente, no hay más que trabajar y mejorar de lo que hicimos el último partido”, declaró.

Por ello los universitarios no desaprovechan ni un solo minuto para preparar su siguiente partido, este martes en la Cancha Dos del Club La Primavera, los “Melenudos” sostuvieron una extendida práctica en la que trabajaron en todos los aspectos desde la puesta a punto en cuestiones físicas, hasta los detalles finos del juego como la precisión en los pases y la definición de cara a la portería rival.

“La tranquilidad y la claridad con la que entrenas en la semana y las indicaciones del técnico, no conozco otra cosa que te pueda ayudar a llegar bien al partido; cada partido tiene un estrés y un nervio diferente y siempre hay que canalizarlo y enfocarlo para correr y ser agresivo”, dijo el defensor.