LA PORTERÍA EN SUS MANOS

Tras años de espera, a Morán le llegó la responsabilidad defender el arco de Leones Negros

Arturo Benavidez
Héctor Rubén

GUADALAJARA, Jalisco (14/Febrero/2017).- ‘La paciencia no es esperar, sino mantener una actitud positiva mientras llega la oportunidad’. Para Florencio Javier Morán la paciencia es una virtud que hoy le ha dado frutos al convertirse en el guardián del arco de los Leones Negros.

Han pasado tres años y medio desde que Morán Manzo arribó al equipo de la Universidad de Guadalajara, tiempo en el que ha vivido un sinfín de momentos, pero ninguno tan gratificante como el que hoy se le presenta en sus manos.

“Detrás de cada jugador hay una historia, algunas agridulces, otras no tanto, a los seis meses de que llegué me toca ser campeón, al año me toca ascender, después nos toca la amarga de descender, después no calificamos, fuimos superlíderes, el torneo pasado no se calificó y este vamos haciendo un buen trabajo. Los altibajos son parte del futbol y de la vida, tenemos que aprender y sacar la mayor experiencia, también dicen que de ver se aprende, entonces me tocó estar ahí viendo, siendo paciente, aprendiéndole a Humberto, a Iván y ahora que me toca a mí es demostrar y darme a conocer, que sepan quien es Florencio Morán”

Para el guardameta nacido en Tepic, Nayarit y formado en las divisiones inferiores del Atlas, el camino para llegar al futbol, irónicamente, inició lejos de la portería, aunque una decisión con tan solo 6 años de edad fue la que cambiaría su destino.

“Mi padre me inculcó el futbol, curiosamente él me quería hacer delantero, cosa que no acepté, pero a los 6 años hubo un torneo y elegí la posición de portero, sin que nadie dijera y hasta la fecha no se ni porque tomé la decisión, pero ya nunca solté la portería”, recuerda.

Ya en su etapa como profesional, el arquero vivió severas dificultades antes de llegar a Leones Negros, equipo que le dio la oportunidad de regresar al futbol profesional. Es por ello que hoy el arquero nayarita cuenta con razones de sobra para defender los colores de la Universidad de Guadalajara.

“Por azares del destino yo había dejado de jugar un año y en Leones Negros, por medio de Alberto Clark (Auxiliar Técnico) se me abrieron las puertas, fue una gran sorpresa llegar a Leones Negros en junio de 2013… UdeG maneja el sentido humano de manera increíble, siempre he sido agradecido en todos los clubes en los que he estado, pero hoy al que más cariño le tengo, al que más cosas le debo y me ha dado es la Universidad de Guadalajara”, asegura Morán Manzo.

Por ello, el camiseta número 1 de los ‘Melenudos’ espera retribuirle en alegrías, la confianza que le ha brindado la directiva y el cuerpo técnico encabezado por Joel Sánchez, quien desde el torneo anterior lo designó como el encargado de defender la portería de Leones Negros.

“Uno de mis primeros objetivos fue mentalizarme en que el arco de la Universidad de Guadalajara tenía que seguir bien defendido, como se venía haciendo, estoy contento con lo que he hecho, también quiero más, tengo cuatro ceros en el arco y voy por más, quiero la calificación, quiero levantar la mano, agradecer la oportunidad que me están dando y de que ellos se sientan respaldados de que me hayan dado la confianza de estar bajo los tres palos del arco de Leones Negros”, comenta ‘Javo’.

A sus 29 años, por fin puede presumir en sus manos lo que anheló y que le costó años de espera, sacrificios y mucho trabajo; hoy destaca en la portería de la Universidad de Guadalajara y con sus intervenciones comienza a ser un referente en el equipo, pero sus sueños no culminan con adueñarse de la titularidad.

“En el Ascenso ya me ha tocado ascender dos veces y siempre debes de tener sueños y metas, sin duda alguna me gustaría ascender otra vez, pero el objetivo personal, un sueño que tengo, es hacer bien las cosas en la Universidad de Guadalajara y jugar en Primera División”, finaliza.

FRASE
“Sueño con defender el arco de UdeG por muchos años, ascender con Leones Negros y jugar en Primera División”, Florencio Javier Morán Manzo, portero de Leones Negros.